¡Tienes derecho a vivir tu vocación!

¿Qué miedos, heridas, fracasos y oscuras debilidades están bloqueando tu vida? ¿Dónde está el origen de esa parálisis? ¿Qué necesitas para ponerte a caminar, reír, alegrarte? … Hace muchos años un profesor terminó su clase, al final de la cual pronunció las palabras de rigor ¿Alguna pregunta?  Una estudiante le preguntó   ––Profesor, ¿cuál es el sentido de la vida? Algunos de sus compañeros que ya se disponían a abandonar el aula, se rieron. El profesor se quedó viendo un instante a la estudiante, preguntando con la mirada si se trataba de una pregunta seria, y al darse cuenta que sí, le dijo ––Te responderé. Sacó una cajita de la bolsa de su saco, en la que se encontraba un espejito, no más grande que una moneda. Luego añadió: Era un niño durante la guerra. Un día, en la calle, vi un espejo roto en pedazos. Conservé el más grande; éste es. Comencé a jugar con él y me encantaba poder dirigir la luz que se reflejaba en él hacia los ángulos oscuros, donde el sol no podía llegar: hoyos profundos, grietas, cuevas, etc. Conservé el pequeño espejo. Cuando ya crecí entendí que no era sólo el juego de un niño, sino la metáfora de lo que podía hacer en la vida. Es decir, también yo soy un pedazo de espejo y aunque no conozco todo, sin embargo, con lo que soy y tengo, puedo mandar la luz –la verdad, la comprensión, el amor, la bondad, la ternura–, hacia los oscuros rincones del corazón de muchos y cambiar algo en alguno de ellos. Tal vez, por ello, otras personas verán y harán mejor lo que hagan1…  Creo que vale la pena ser una miga de luz.

Y en ti, ¿Cuál es el sentido de tu vida? Entre otros, tu vocación ¿Es un derecho? ¿Qué significaría vivirla? ¿Por qué tú? Interrogantes que libre pero inevitablemente tendría que plantearse todo hombre o mujer si en verdad quiere ser feliz, aun sin que estas fueran plenamente abiertas y reconocidas por profesores, padres o madres o amigos o por cualquiera que nos rodee –conocido o desconocido–, pero sí por nosotros, allá en el fondo de nuestro yo, de nuestra soledad acompañada por nuestro ser más íntimo. Sí, creo que vale la pena la excusa de esta lectura para que te las hagas a ti mismo, aunque estés a punto de iniciar el verano; es más, creo que un período vacacional te permitirá hacértelas con mayor profundidad: inténtalo, te aseguro que no perderás el tiempo, al contrario, lo aprovecharás mejor al ser cada vez más consciente del valor que tiene tu existencia, tu personal paso por la vida y por la vida de los demás. ¡Carpe diem! ¡Seize the day! ¡Aprovecha tu día, tu espíritu, tu vida, tu tiempo! Hacerse preguntas y tratar de resolverlas es la estrategia tanto para aprender los estudios escolares como el sentido de la vida. ¡Pregúntatelas! No quieras estar en medio de la nada, ni mucho menos ser nada, que eso es lo que quiere decir “NINI” –“ni estudian ni trabajan”–, referida a la juventud desperdiciada,  [expresión tan de boga –dicho sea de paso-, y usada el día de hoy por los políticos que sólo han ascendido por no tener peso propio, a base de prometer “fidelidad” a los compinches que los “jalan”  –cadena sin fin en tantos países–, sin percatarse de que por su propia culpa, por no pensar en la gente a la que gobiernan más que en sí mismos, por no ser autoridades eficaces y eficientes, por no tener voluntad para de veras hacer las cosas, para  meterse a prevenir los problemas, o para solucionarlos, están las cosas como están. Sí señores políticos, por favor dejen de pensar que su trabajo consiste en un puesto que da la facultad de decir “ríndanme cuentas aquellos que están haciendo algo para ver en qué me monto”… Mejor, por favor, pártanse la cara para que las cosas se den, sean competentes, hagan leyes que fomenten la economía y  que vinculen  la educación de calidad con las fuentes de trabajo –no olviden, el desarrollo de los pueblos depende más de que haya trabajo que de otros factores–; convénzanse de que como funcionarios públicos están para servir y cambiar, para bien,  el futuro de las siguientes generaciones]. 

Pierde tus miedos, vive tu Vocación –no cualquier capricho ni deformación–, sino la Vocación. Exígete a ti mismo, exígesela a quien te rodea. Sí, tu vocación es un derecho, ¿Por qué un derecho? Un derecho, es algo inalienable, algo que no se puede quitar, que tienes por naturaleza –como tu libertad: nadie te la puede arrancar–, o por titularidad –porque tú lo has comprado: es tuyo, y nadie te lo puede quitar sin faltar a la justicia2–. La vocación es un derecho porque no depende de tu arbitrio querer ser feliz y querer ser feliz es cosa natural: quieres ser plenamente humano, quieres participar del desarrollo de tu tiempo, de tu familia, de tu comunidad, de tu historia. Y esto lo quieres vivir por ti mismo, lo quieres experimentar en unión indisoluble como conocimiento y vivencia, siempre en función de tu vida y de los que te rodean –con tu propia libertad, vivida cada día. Lo contrario es injusticia (por otros, o, el colmo, contigo mismo si te dejas llevar de la comodidad, si te aburguesas).

Señores autoridades, llámense padres, profesores, empresarios, gobernantes, así como Ustedes también han tenido este derecho, no minen el nuestro; por favor, sean responsables ante sí mismos: trabajen incansablemente, con alegría, no se autoengañen; sean sinceros con ustedes mismos, si no luchan por nuestra felicidad tampoco serán felices ustedes mismos.

1 Salcido, F. J., 5 minutos, Núm. 297, pag.10, julio, 2013
2 Aunque algo tuyo –también la libertad– lo puedes regalar generosamente; lo puedes ceder si así lo pide la prudencia o el bien común.

 

Si quieres conocer más sobre ti mismo o del tema que abordaste, consulta nuestra página directa

universitas.mx

También podrás ver nuestra revista on-line, que te dará información actualizada, becas, oportunidades laborales y todo lo necesario para que continúes tu proceso de elección de carrera, y vinculación académica-laboral o proyecto de vida y profesional.

Etiquetas: , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: