Componentes de la autoestima

 

Los componentes centrales de la autoestima son la autovaloración y la autoaceptación y amor propio.

Autovaloración. La autovaloración se vincula con la autopercepción de la persona que creemos ser (responde a la pregunta “¿quién soy?”), con el sentimiento valorativo que tenemos de nuestro ser, de nuestra imagen corporal, de nuestras habilidades y características de personalidad…, en general con el conjunto de elementos que configuran nuestra personalidad. La adecuación de nuestra autovaloración dependerá en buena medida del nivel de conciencia (autoconocimiento) que tengamos acerca de los rasgos y características principales de identidad y personalidad, es decir, de nuestra manera de ser.

Autoaceptación y amor propio. La autovaloración, sobre todo cuando resulta adecuada, nos brinda un cuadro de las principales características, peculiaridades, rasgos físicos, en fin, de los puntos fuertes y débiles. Sobre esta valoración o imagen personal erigimos nuestra autoaceptación y amor propio, que en definitiva expresa los sentimientos de aprecio y de amor que sentimos por nuestra persona, o lo contrario (sentimientos de rechazo y desprecio).

Aceptarse a sí mismo significa aceptar la persona que somos, valorando las cualidades y defectos, no con el afán de desvalorizarnos por estos últimos, sino para trabajar a partir de ellos en nuestro desarrollo y mejoramiento como sujeto.

El amor propio es el sentirse a gusto con lo que somos y con lo que hacemos; nos ayuda a fijar los objetivos y metas y a establecer vínculos sociales adecuados. Quererse a sí mismo resulta fundamental para poder querer y estimar a los demás.

Vamos a ver ahora algunos consejos prácticos para mejorar la autoestima:

  1. Quiérase más. Eso está en sus manos, no en las de los demás, pues es una cualidad que radica en usted mismo y le facilitará modificar su propio autoconcepto.
  2. Acéptese tal y como es, con sus virtudes y sus defectos. Recuerde que nadie es perfecto, por tanto, no pretenda serlo.
  3. Desarrolle y perfeccione su sentido del humor, no le dé tanta importancia a lo que no la tiene, ni a los comentarios de los demás. No se considere el ombligo del mundo, quizá cree que todos están pendientes de lo que hace o dice. Recuerde que todo está en su mente.
  4. Emplee más tiempo en hacer lo que le satisface y le hace feliz.
  5. Asuma responsabilidades y tome decisiones. Si se equivoca, aprenda de sus errores y tenga coraje para volver a intentarlo. Nadie está exento de equivocaciones y siempre hay que ver la lección que nos brindan nuestros fracasos y errores. No olvide que “después de la tempestad viene la calma”.
  6. Asuma la cuota que le corresponde, porque cualquier error, incomprensión, incomunicación o conflicto en la relación de pareja o en la interrelación con los demás, la responsabilidad siempre es compartida.
  7. Reconozca sus propios logros, aunque sean modestos, pequeños o poco importantes. Y sobre todo, hágase un pequeño obsequio como premio.
  8. Tenga por lo menos un objetivo en la vida.

Si quieres conocer más sobre ti mismo o del tema que abordaste, consulta nuestra página universitas.mx

También podrás adquirir nuestra revista on-line, que te dará información actualizada, becas, oportunidades laborales y todo lo necesario para que continúes tu proceso de elección de carrera, y vinculación académica-laboral o proyecto de vida y profesional.

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: