ELECCIÓN VOCACIONAL

 

Si analizamos los costos de una mala elección vocacional, pudiéramos considerar precios que se pagan por ingresar a una carrera y a un corto plazo abandonarla para ingresar a otra carrera a ver si en ésa sí la hacemos.

Varios jóvenes ya han recorrido la Facultad de Ingeniería, la Facultad de Administración, la Facultad de Psicología, la Facultad de Arquitectura y tienen muchos principios, nunca completan ni una… todas han sido primeros semestres. Prueban en una y otra sin realmente saber lo que quieren.

¿Cuánto cuesta, lo que pesa que una persona ingrese a una escuela y posteriormente se salga porque no era para ella? Es muy común que se presenten sentimientos de incapacidad, pero no sólo para determinado estudio, sino, para estudiar. Diríamos el costo emocional del fracaso escolar.

Pongamos en la balanza de los costos, la erogación económica de gastos directos. Tal es el caso de inscripciones, colegiaturas, cuotas y demás aportaciones que se realizan para poder ingresar a una universidad. Estos gastos incluso son para aquellas universidades que llamamos públicas, en donde también se realizan pagos.

Hay que agregar otro tipo de gastos que pocas veces se contemplan. Como es el caso de gastos de transporte, ya sea camión o carro, uniformes, libros, cuadernos, instrumental, etc. que cuando se abandona una carrera eso queda como gasto realizado y no es posible recuperar. Lo más triste del asunto es que ni siquiera se aprovechó.

Por qué no poner en la cuenta lo que cuesta la ilusión de cursar determinada carrera, las desmañanadas, las desveladas, el tiempo dedicado al estudio, las horas pasadas en el aula y realización de trabajos; además de las ilusiones rotas que forjaste alrededor de ella.

¿Y nos hemos puesto a pensar en el tiempo perdido al salirse de una carrera e iniciar otra, es decir, perder un año?

¿Por qué todas estas cuentas?

En muchos casos se toma una determinación vocacional y también de institución muy a la ligera.

Le preguntaba a una muchacha. ¿Por qué seleccionaste esa carrera? Me respondía: es que a ésa entró mi mejor amiga de la preparatoria, pero yo no sabía de qué se trataba, qué materias estudiaría y menos en dónde pudiera trabajar.

Los invito, lectores, principalmente jóvenes, a que tomemos con verdadera conciencia de realizar una adecuada elección vocacional. Recuerden que no es un proceso que se da de la noche a la mañana, es un proceso paulatino, que se va enriqueciendo conforme el interés que le ponga cada persona. Puedes conocer las distintas carreras a través de viajar por Internet, leer revistas (te recomendamos Univérsitas, cuya finalidad es que los jóvenes conozcan la oferta educativa), visitar instituciones, etc.

Elegir bien lo que haremos el resto de nuestra vida, nos lleva a ser felices, y mejores ser Humanos.

Por: Psicólogo Ricardo Mercado Dávila

 

 

Si quieres conocer más sobre ti mismo o del tema que abordaste, consulta nuestra página universitas.mx

 

También podrás adquirir nuestra revista on-line, que te dará información actualizada, becas, oportunidades laborales y todo lo necesario para que continúes tu proceso de elección de carrera, y vinculación académica-laboral o proyecto de vida y profesional.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: