¿QUÉ SUCEDE SI VEMOS MUCHA TELEVISIÓN?

 

 

Una sugerencia muy importante es la de Joseph Chilton Pearce: no ver televisión antes de los ocho años de edad, porque la imaginación y las habilidades del lenguaje aún no se han establecido integralmente y si el niño empieza a ver televisión toda la información que se le brinda en bloque, ya resuelta, con el tiempo atrofiará su imaginación.

 

La televisión, así como los juegos de computadora y nintendo, hacen al niño pasivo en sus movimientos; es verdad que también adquiere velocidad cerebral, pero esto no quiere decir que aprenda algo significativo, sólo captura las imágenes, las palabras y movimientos a gran velocidad, y este proceso es tan rápido que los jóvenes cerebros no alcanzan a asimilarlo. Un medio no es bueno ni malo, depende del uso que le demos.

 

Si ver la televisión impide el movimiento físico, la comunicación interactiva o el juego, es hora de hacer un alto y preguntarnos: ¿cuántas horas vemos la televisión?, ¿seis?, ¿ocho? Aparentemente estamos quietos, bajo control, pero se ha comprobado estadísticamente que la televisión interfiere en el aprendizaje, en la disminución de la creatividad e incluso en la interacción con otras personas.

 

Observa a una persona frente a la televisión; parece hipnotizada, si le preguntas algo no responde: bombardeado por una serie de imágenes repite lo que oye sin un fondo de comprensión que dirija su imaginación y su razonamiento creativo.

 

Las imágenes provocan que los ojos de las personas enfoquen demasiado y así se disocien del sonido (no hay conexión entre las palabras y las imágenes). El cerebro, para defenderse, reduce su actividad hasta la onda más baja, la onda alfa, incompatible con el pensamiento activo y el razonamiento.

 

Cuando las personas ven mucha televisión, se habitúan a un estado de aprendizaje carente de involucramiento físico, emocional y hasta sensorial (olor, gusto, tacto e incluso movimiento). Si esto se convierte en un hábito, los patrones de aprendizaje se verán afectados lamentablemente.

 

Los niños aprenden mejor “moviéndose” que “viendo”, y sobre todo interactuando con otras personas; además, aprenden mejor jugando, desarrollando su imaginación y procesando sus experiencias a su propio ritmo y tiempo. Seamos impulsores de su imaginación, de su creatividad, de sus inventos, de sus juegos, a fin de que sean capaces de crecer emocionalmente y adquieran madurez perceptual para así disfrutar de esta hermosa vida.

 

FUENTE: Ibarra, Luz María. Aprende mejor con Gimnasia cerebral. Garnik, Ediciones.

 

Si quieres conocer más sobre ti mismo o del tema que abordaste, consulta nuestra página universitas.mx

También podrás adquirir nuestra revista on-line, que te dará información actualizada, becas, oportunidades laborales y todo lo necesario para que continúes tu proceso de elección de carrera, y vinculación académica-laboral o proyecto de vida y profesional.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: