Tu actitud en la entrevista laboral

 

Seguramente antes de presentarte a tu entrevista laboral, habrás preparado muchas cosas: tu CV, tu agenda, la ruta de llegada, habrás checado el perfil de la vacante, estarás vestido impecablemente y un sin fin de detalles, lo único que no podrás prever es lo que suceda durante la entrevista. Y ahí, la actitud que tomes ante los retos que te imponga el reclutador será tu mejor arma.

Como sabes, las personas que te entrevistan para ocupar una vacante, si la empresa es ética, son psicólogos o administradores con formación en recursos humanos. Son gente especializada en detectar un sin fin de características o rasgos que le hagan al empleador saber, en pocas palabras, si le eres útil para el puesto que se requiere o no. Y esa “utilidad” o competencia es medida de muy diversas formas, va desde que tengas la preparación académica necesaria, la experiencia y los conocimientos, hasta cuestiones mucho más subjetivas como tu gusto por realizar dicha actividad, rasgos de tu personalidad que te hagan compatible con dicho puesto o simplemente si tienes el suficiente carácter para ocupar la plaza.

Sería extraño encontrar a un vendedor tímido e inseguro, o que no le gustara tratar con gente, aunque haya recibido cátedras de marketing en Harvard. Las cuestiones técnicas de capacidad y competencia son fáciles de detectar, basta con tu título o con saber la experiencia que has tenido en otros empleos, pero ¿cómo se mide entonces esa parte intangible del puesto? ¿Cómo sabe el reclutador si tienes el “temple” indicado del perfil? ¿Cómo es que te dicen que no eres apto para la vacante, a pesar de tus amplios conocimientos y experiencia?

La respuesta es muy sencilla, el reclutador durante la entrevista también mide tu actitud, y dependiendo del puesto, esta evaluación puede ser más importante que tu basta experiencia o que tus títulos universitarios. Conceptualizando a la actitud, como el conjunto de manifestaciones conductuales o la forma de reaccionar ante alguna situación, nos damos cuenta de su importancia, ya que cualquier situación llevará aunada a ella una forma de reaccionar, y cuando estas formas se vuelven repetitivas, conforman la personalidad individual. Entonces detectando actitudes, podemos hacer inferencias acerca de la personalidad de nuestro candidato.

La forma de medir actitudes durante la entrevista varía en técnicas. Vamos a analizar algunas de las más usadas, para que pongas atención y sepas sortear estos pequeños desafíos que tu reclutador puede imponerte. A continuación te enlisto cinco de las técnicas más frecuentes en entrevista:

• El saludo
• La charla informal: “que lindo día ¿no?”
• Tu posición corporal
• El “no te pelo”
• Cuestionamiento inquisitivo

Tu examen de personalidad comienza desde el primer contacto con el reclutador. En el saludo podrá uno darse cuenta de qué tan segura eres de ti misma, de qué porte e imagen puedes presentar. Esto se detecta al momento de decir tu nombre: preséntate con voz firme y decidida, di tu nombre y apellido y estrecha la mano del reclutador con firmeza, con un movimiento suave, pero decidido y bien marcado. Por una cuestión de protocolo, no le hables al reclutador de “tu”, a menos que el así lo solicite. Créeme que a veces con el puro saludo y este primer encuentro visual uno sabe si la persona es la indicada o no para la vacante.

Después de esto, es muy común que el reclutador te haga algún comentario acerca del tráfico o del día, eso puede ser normal y sin intención detectivesca… pero si te hace preguntas acerca de los acontecimientos actuales o alguna noticia del día anterior, ¡cuidado!, porque te están aplicando la técnica de la charla informal. Aquí se trata de darnos cuenta si el candidato tiene idea del medio que lo rodea, si tiene facilidad para expresarse, argumentar e improvisar alguna charla en todo momento. Nos sirve para evaluar la habilidad verbal del candidato y la capacidad de desenvolvimiento del mismo, así como la seguridad que tenga al sostener sus ideas y opiniones.

Otro rasgo importantísimo que delatará tu seguridad personal y posiblemente alguna patología que traigas, es tu posición corporal. Nunca te sientes antes de que el entrevistador te lo pida, ni te “instales” en su oficina, ello hablará de tus normas protocolarias. Siéntate de la forma más cómoda posible, no trates de hacer un sentado acrobático o estrictamente formal, porque es probable que con el transcurso de la entrevista, esa postura te canse y termines moviéndote demasiado, lo cual podría ser usado en tu contra e interpretarse como que eres una persona mentirosa y que la información que estas relatando es falsa. Las manos delatan muchos rasgos de personalidad, así que no las cruces por nada del mundo, ni las frotes… entre menor movimiento tengan las manos es mejor. Si la ansiedad es mucha, trata de acompañar tu discurso con las manos, cuidando de no hacer ademanes exagerados. Esto te ayudará a relajarte un poco mientras hablas.

Algunos puestos requieren de una extrema paciencia y de tolerancia a la frustración, un rasgo de personalidad que también es medible. Para darnos cuenta de qué tan tolerante eres, los reclutadores te ponemos trabas, o pequeñas tareas que puedan hacer que te saques de quicio y salgas corriendo de la oficina. Una forma muy usada de hacerlo, es el no tener contacto visual contigo mientras respondes a los cuestionamientos de entrevista, o estar calificando o checando papeles, mientras tú te esmeras en decirme lo preparada que estas. Una que es infalible, es el hacer o recibir llamadas mientras tú hablas, y un: “te escucho”, será suficiente para que sigas hablando creyendo que los libros son los que te atienden. No hagas caso, tú continua hablando a tu mismo ritmo, están probando que seas una persona paciente y tolerante. Y sí están escuchando lo que dices, tu tranquila y firme.

Una forma de probar los nervios de cualquiera es hacerte preguntas inquisitivas, es decir no se referirán a tu escolaridad ni a tu experiencia laboral, si no que de una respuesta que tu me des acerca de tu trabajo, yo debatiré con una pregunta que puede irritarle el hígado a cualquiera. Un ejemplo de esto, sería: “OK, incrementaste la productividad de tu empresa en un 20%, ¡felicidades!” a lo que tu contestas ruborizada: “si, así es” – “entonces eres una persona acostumbrada a ganar, y dime, ¿que pasa entonces cuando pierdes?” a lo que seguramente responderás con una cara de ¿¿what?? Efectivamente esta, es una forma muy fácil de conflictuarte y probar de nuevo tu capacidad de expresión, tu forma de resolver problemas e improvisar. Toma un respiro y contesta de la forma más veraz que puedas, sin dudar y sin demostrar miedo a las preguntas que puedan venir después. 

Ahora ya sabes como prepararte un poco acerca del factor más subjetivo e impreciso durante la entrevista: tu actitud. Recuerda que durante la entrevista lo más importante para el reclutador es quien es su candidato a la vacante, cómo piensa, cómo reacciona y cómo se desenvuelve, si te contrataran por tus logros per se, la entrevista sería inútil, ya que éstos los puedo leer en el CV sin necesidad de citarte. Hagas lo que hagas, o digas lo que digas, nunca dudes, una de las leyes más importantes de la entrevista es: “si tu dudas, yo dudo”, así que si empiezas a titubear, a dudar, o a pensar mucho durante tu entrevista, será muy fácil que el entrevistador te haga polvo y que al final acabes sin el puesto, y no precisamente por falta de experiencia o conocimientos, si no por una actitud poco útil para tu actividad laboral.

Por: Laura Mariana Núñez Cedillo

Si quieres conocer más sobre ti mismo o del tema que abordaste, consulta nuestra página universitas.mx
También podrás adquirir nuestra revista on-line, que te dará información actualizada, becas, oportunidades laborales y todo lo necesario para que continúes tu proceso de elección de carrera, y vinculación académica-laboral o proyecto de vida y profesional.
 
 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: